Posted on 28. Oct, 2008 by ClaudiaRita in Reflexiones
Antecedentes:
El presidente de una asociación o institución X, posiblemente un señor con cierto prestigio laboral sobre los 50 años de edad, entiende que se necesita un portal de Internet que hable del propósito y los logros sociales que esta aporta. Recuerda que es amigo del señor ministro o el presidente de la empresa tal. Lo visita y le expone dicha necesidad. Inmediatamente el ministro/presidente acepta ayudar y lo refiere a los expertos en el área que trabajan para el, o en el mejor de los casos, demanda la presencia de estos y hace el compromiso en el acto. El empleado muy cortésmente se pone a las órdenes, intercambian contactos y el señor sale feliz con su proyecto en manos.

Entonces:

Hoy de repente me llegó un análisis a la cabeza sobre la cantidad de iniciativas para la Web que se han quedado en el limbo. Enumerando experiencias propias y próximas a mi, llego a la conclusión que muchos de ellos tienen para comenzar algo en común, por lo cual los he denominado: “proyectos donaciones”, es decir, que el interesado no es quien está pagando por el trabajo. Son solicitados regularmente a instituciones gubernamentales o a empresas privadas por ONG’s, asociaciones sin fines de lucro u otras instituciones gubernamentales con menos presupuesto, etc., de las cuales puedo citar estos casos:
  • Un reconocido deportista
  • Asociación de historiadores
  • Asociación sobre hecho histórico
  • Asociación sobre la agricultura
  • Fundación de ayuda comunitaria
  • Tres Instituciones Gubernamentales en diferentes administraciones
  • Proyectos Municipales y para ciudadanos

Independientemente de que se puedan presentar casos de mal servicio por parte de los desarrolladores asignados, ya sea utilizando recursos propios o contratados de quien accede a donarlo, el juego se termina trancando por el mismo motivo.

Simple Análisis:

Vamos a hacer una comparación simple, a ver si me doy a entender. Si analizamos los primeros portales que el dominicano empezó a visitar continuamente (cuando este fenómeno del Internet empezó) estoy segura que fueron los periódicos. No importa si eran buenos o malos en cuanto a diseño, tecnología etc. Lo importante es que tienen información nueva continuamente, es decir: “producen información” lo cual es realmente el punto al que quería llegar. Producir información, de ahí el éxito de los blogs y todo lo que es la web2.0.

Fuera de lo que es “noticia” seguro hay muchas cosas que podemos decir de nuestra asociación o institución, pero ¿Quién la produce?. Pareciera ridículo, sin embargo las cosas más básicas y más importantes son obviadas, lo que me hace recordar algo que me dijo un musulmán según Mahoma: “lo que Alá nos quiere esconder nos lo pone en frente”. El NO producir información, es la causa principal del fracaso de estos proyectos.

A los que logran malamente salir a flote, atravesaron un largo camino de tempestad brincando entre manos y manos, padeciendo de una especie de orfandad, hasta que los dueños verdaderos del tema asumen la responsabilidad en la que se meten. Si ellos no se integran o encargan a un personal que lo haga, no habrán resultados efectivos.

Conclusión:

Dice un proverbio chino: “Cuidado con lo que deseas que se te puede cumplir”. Querer un portal de Internet es como adquirir una mascota, según la especie necesitará diferentes atenciones, unas menos esclavizantes que otras.
 


Comments


Your comment will be posted after it is approved.


Leave a Reply