En lo que se refiere al área de atención a un cliente, lo que si tiene claro un ejecutivo de cuentas de una Agencia de Publicidad o de RRPP es que en todo lo que es material de comunicación externa de sus clientes, ellos pueden encargarse del tema, incluso con el desarrollo de un Sitio o Portal de Internet cuando éste se lo solicita, así le facilitan a estos la vida y ganan ventaja ya sea comisionando por ser intermediarios o también para impresionar y llegar más lejos en la escala de servicios ofrecidos. En algunos casos, es muy cierto que hay campañas que por su naturaleza necesitan un Sitio en Internet que les dé soporte.

Cualquiera que sea el motivo, para nosotros los que estamos al final de la cola en esta fila, es que nos toca lidiar con la peor parte, porque es “trabajar para dos clientes” al mismo tiempo. Ambos tipos de agencias cuidan a sus clientes como Gollum del “Señor de los Anillos” a su treassure, y de cierta manera manejan el proyecto como si ellos mismos fueran el cliente, lo que hasta un punto tiene sentido, pero cuando disfrazan su quisquillocidad de perfeccionismo para justificar las exageraciones, es que surge mi desencanto. Una vez complacidos, van donde el cliente final el cual le hace todo tipo de cambios, incluso algunos detalles que el prototipo original ya tenía y la “intermediaria erudita” mandó a quitar.

Lo que más molesta es esa actitud difícil de explicar, en la que tu casi colega que te llama para que suplas esa parte importante que a él le falta y en vez de trabajar como un equipo donde ambas partes pueden aportar, se comportan con una especie de superioridad ridícula y petulante. Entonces, lo peor es que frente a sus clientes son incapaces de defender el prototipo que tienen en frente muchas veces porque como no son del área no entienden el por qué de muchas cosas, o si no, porque cuando el cliente le dijo lo que quería ellos respondieron que sí sin ningún tipo de reparo en cómo ni cuanto; le agregaron más ideas, le pusieron a volar la cabeza y luego no saben cómo lidiar con una promesa sin base, y otras veces, por simple temor.

Cuando una empresa como las que menciono se vale de contratistas para desarrollar su proyecto, es importante crear un ambiente donde frente al cliente somos uno, de parte del contratado tiene que estar claro que quien te contrata tiene la responsabilidad de responder por ti , pero el que contrata a su vez debe de consultar o hacer una reunión con el experto en el área y el cliente antes de prometer maravillas y sobre todo a la velocidad del rayo. Es bueno recordar que un contratista te puede salvar una cuenta, o resolverte cualquier emergencia que no hayas considerado dentro de un proyecto, crear buena relación con los mismos es lo más sano y provechoso.
 


Comments


Your comment will be posted after it is approved.


Leave a Reply